6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi

04:00h - 12:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La trama de corrupción tras colapso de edificio en Cartagena

“Los ‘exóticos y curiosos’ cambios en Control Urbano antes de la tragedia”: Procuraduría.

Caracol Radio

Diez días han pasado desde que el edificio en construcción Portales de Blas de Lezo II colapsó, dejando veintiún obreros muertos, y destapando una serie de irregularidades en el control a las construcciones en Cartagena.

El edificio “Portales de Blas de Lezo II” era propiedad de la Constructora Quiroz, conformada por cuatro hermanos, encabezados por Wilfran Quiroz, de quienes se desconoce su paradero. Solo María Quiroz, hermana de Wilfran, habló con un diario local, pidiéndole a su hermano que se entregara y respondiera ante la justicia. Desde entonces, ni María ni su abogado responden las llamadas o mensajes a sus teléfonos.

El edificio que se vino abajo contaba en su exterior con una valla de la curaduría urbana número uno, que aparentaba estar en regla. Sin embargo, el mismo día de la tragedia, el curador urbano número uno, Ronald Llamas, le confirmó a Caracol Radio que era falsa y no había ninguna solicitud de permiso para esa obra.

"El número que aparece de radicado en la valla es un número falso, es decir, no existe ni siquiera como trámite ante nuestro despacho, ni tampoco ante la curaduría urbana número 2", aseguró Llamas.

La valla del desplomado edificio, tenía como número de radicado el 130012-16-1228 con fecha del 20 de noviembre de 2016.

Ver nota: Valla de curaduría que estaba en el edificio que se cayó en Cartagena era falsa (http://caracol.com.co/emisora/2017/04/27/cartagena/1493326777_248406.html)

Sin embargo, este no es el único proyecto de esta constructora familiar en Cartagena. En la ciudad se han identificado más de treinta proyectos, ya terminados y habitados o aún en construcción, propiedad de los hermanos Quiroz, obras que no cuentan con permisos y tienen licencias falsas, como lo denunció la gerente de Camacol Bolívar, Patricia Galindo, en Caracol Radio.

“Estuvimos validándolo con las curadurías y las obras que están identificadas que han sido construidas por ellos no están legalmente constituidas”, declaró Galindo.

Ver nota: Camacol Bolívar ratificó que construcciones de familia Quiroz no cuentan con permisos (http://caracol.com.co/emisora/2017/04/30/cartagena/1493569530_196193.html).

Los hermanos Quiroz tampoco están afiliados a Camacol, ni a ningún gremio en específico. “También pudimos constatar que no aparecen inscritos en los registros de Curadurías Urbanas 1 y 2”, enfatizó Galindo.

Ver nota: Dueños del edificio que se desplomó en Cartagena no están afiliados a Camacol (http://caracol.com.co/emisora/2017/04/27/cartagena/1493327445_836100.html)

De hecho, de los más de treinta proyectos inmobiliarios de los hermanos Quiroz en Cartagena, hay por lo menos tres en los que se han identificado serios problemas estructurales, como lo reveló a Caracol Radio la Sociedad de ingenieros y arquitectos de Bolívar, SIAB.

“Hay tres plenamente identificadas de las cuales una está 100% comprobada la irregularidad y nosotros estamos en la etapa de comprobarlo y las tres están habitadas. Se trata de los edificios Shalom, en el barrio El Recreo, Portales de Blas de Lezo I y Portales de Los Caracoles”, afirmó a este medio Jorge Mendoza Diago, presidente de la SIAB.

Ver nota: SIAB confirmó tres construcciones de los Quiroz en Cartagena con problemas (http://caracol.com.co/emisora/2017/05/02/cartagena/1493734783_294621.html)

De hecho, Caracol Radio conoció varias demandas y denuncias que se adelantan contra los hermanos Quiroz por incumplimientos en algunas de esas obras y construcciones.

Jimmy Romero González, por ejemplo, compró un apartamento de $120 millones de pesos en el edificio Portales de los Caracoles. Tuvo que demandar al representante de la constructora, Wilfran Quiroz Ruiz, porque “incumplió con lo pactado en cuanto a acabados, parqueaderos, intercomunicadores y otras especificaciones que habían sido pactadas en el valor de los apartamentos”.

La demanda, de radicado 21487, fue la última medida a la que acudió Romero González, porque el constructor dejó de contestar sus llamadas. “En esta demanda se puede comprobar que el señor aparte de lo que ya sabemos que sucedió con el edificio y todos los inconvenientes que se han presentado también ha quedado mal en otras construcciones que ha ejecutado”, le contó a Caracol Radio el demandante.

Ver nota: Son varias las demandas penales contra los Quiroz por incumplimientos en construcciones (http://caracol.com.co/emisora/2017/05/02/cartagena/1493686463_059554.html)

Inclusive, la misma Personería de Cartagena, en 2015, ya había denunciado algunas de las obras de los hermanos Quiroz en los barrios Los Caracoles y Blas de Lezo que incumplían todas las normas.

A pesar de los informes detallados enviados por el equipo de la personería a la alcaldía, en ese entonces en cabeza de Dionisio Vélez Trujillo, nunca hubo controles específicos en esas obras y hoy en día están habitados y los denunciantes de la época mantienen las mismas afectaciones sobre las viviendas vecinas, afectaciones comprobadas por la SIAB.

Y sobre el caso específico del edificio colapsado, Portales de Blas de Lezo II, los mismos vecinos de la obra alertaron a las autoridades de que los constructores no estaban desarrollando el proyecto de la manera correcta.

Poco más de una semana antes de la tragedia, el vecino de al lado de la construcción había interpuesto una queja ante la inspección de policía del barrio Blas de Lezo, advirtiendo las irregularidades de la construcción.

El vecino pedía al inspector una visita al predio, puesto que la edificación estaba “afectando grotescamente la visibilidad de mi residencia hacia la carretera puesto que sacaron mucho las paredes, y se salieron de los límites estipulados por el POT”.

El denunciante también señalaba que la edificación no cumplía con las normas de seguridad establecidas, “dado que quienes trabajan y visitan la obra no usan cascos e implementos de seguridad industrial y no cuentan con el equipo necesario para prevenir y controlar incendios o atender emergencias”.

Dicho vecino advertía que de la construcción caían escombros y tierra sobre su techo, su patio y su terraza, porque “los constructores no colocan la protección adecuada”.

Caracol Radio buscó a los vecinos afectados y se encontró a Mariluz Monsalve, hermana del hombre que interpuso la queja ante la inspección de policía, quien contó que la construcción había cometido irregularidades que ellos denunciaron sin que las autoridades hicieran caso.

“Mi hermano le hizo el llamado de atención al señor Quiroz, la construcción se salió más de un metro y medio por delante de las demás casas, nos tapó la visibilidad, y como él nunca nos respondió, estábamos preparando una demanda contra ellos. Nosotros denunciamos en la inspección de policía, y nunca vinieron de la inspección a atender la solicitud”, afirmó Monsalve en entrevista con Caracol Radio.

Lo más grave, según contó Monsalve a este medio, fue que en dos ocasiones anteriores, debido a las irregularidades en la obra, se habían presentado derrumbes parciales.

“Estaban haciendo las columnas a pulmón, yo veía que esas columnas estaban hondas, y cuando iban a salir en la tarde los obreros, le tenían que meter una escalera para que pudieran salir. En la parte de atrás, las columnas se derrumbaron dos veces, y casi quedan los obreros atrapados, cuando iniciaron las obras en enero. El terreno se les derribaba y quedaban los obreros abajo”, relató Monsalvo.

Ver nota: Edificio colapsado en Cartagena había sufrido dos derrumbes parciales en enero (http://caracol.com.co/emisora/2017/05/02/cartagena/1493748938_743130.html)

El inspector de policía de Blas de Lezo es Alfonso Ramos, uno de los cuatro funcionarios contra quien se inició una investigación preliminar por esta tragedia. Tras el anuncio de dicha investigación, Ramos emitió un comunicado en el que aclara que, según él, no tiene ningún tipo de responsabilidad en el hecho.

Ramos explica que, si bien el nuevo código de policía le da facultades a los inspectores de policía para manejar este tipo de infracciones urbanísticas, “el control y vigilancia a todas las construcciones que se adelantan en la ciudad de Cartagena de Indias, es competencia por disposición legal de la Dirección de Control Urbano del Distrito de Cartagena y no de los Inspectores de Policía”.

Señala Ramos en su escrito que, según un compendio de normas, esa competencia está en cabeza de las administraciones locales o la entidad que estas deleguen.

Y sostiene que, al entrar en vigencia el código de policía, el alcalde mayor Manuel Vicente Duque delegó el control y vigilancia de las construcciones a la Oficina de Control Urbano, según el decreto 0204 del 30 de enero de 2017.

Prosigue Ramos afirmando que el mismo alcalde Manuel Vicente Duque había asignado esas responsabilidades a los alcaldes locales a través del decreto 0550 del 1 de abril de 2016, y que posteriormente, volvió a asignarle dichas funciones al director administrativo de control urbano, a través del decreto 1110 del 1 de agosto de 2016.

“El director administrativo de Control Urbano es quien tiene todas las competencias en el ejercicio de vigilancia durante la ejecución de las obras, con el fin de asegurar el cumplimiento de las licencias urbanísticas y de las normas contenidas en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Además, esta figura administrativa tiene la potestad de imponer sanciones por infracciones urbanísticas y de hasta demoler la obra en el caso que esto sea necesario”, puntualiza la misiva del inspector de policía de Blas de Lezo.

Esos cambios, realizados apenas tres meses antes de la tragedia ocurrida con el edificio Portales de Blas de Lezo II, llamaron la atención del Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, quien los calificó como “exóticos y curiosos”.

Carrillo pidió al alcalde que entregue respuestas sobre los cambios que realizó su administración recientemente en las funciones de control y vigilancia de construcciones, y que explique qué razones los motivaron.

“Lo que es bastante y curioso, por decirlo, son los cambios que se generaron en las directivas de control urbano, recientemente en el distrito. ¿Eso obedecía a razones de carácter técnico, o a otro tipo de razones? Esas son las respuestas que queremos conocer. Ya se produjeron unas renuncias pero, ¿qué pasó con el cambio de funcionarios en el pasado? Estamos esperando las respuestas de la alcaldía”, expresó Carrillo a Caracol Radio durante la audiencia pública que sostuvo con las víctimas y sus familiares en Cartagena.

Ver nota: Procuraduría exige a Alcaldía de Cartagena explicar cambios en control urbano (http://caracol.com.co/emisora/2017/05/07/cartagena/1494172746_986824.html)

Carrillo también advirtió que, por falta de garantías, la investigación que se adelanta contra varios funcionarios públicos de la ciudad por este caso, se trasladará a Bogotá.

“Aquí se ha iniciado una especie de investigación a la alcaldía de Cartagena. Nosotros vamos a ejercer el poder preferente y nos vamos a llevar la investigación para Bogotá, porque consideramos que no hay garantías acá, y que ejerceremos el poder preferente para poder tomar una decisión como se está exigiendo”, manifestó el jefe del Ministerio Público.

“Tenemos que romper es el vínculo entre quienes están abusando de los derechos de los cartageneros con la complicidad de funcionarios públicos. Sabemos que hay una mafia de constructores piratas, pero tenemos que establecer los vínculos que tienen con la administración pública”, enfatizó el procurador.

Ver nota: Por falta de garantías, investigación sobre tragedia de Blas de Lezo se traslada a Bogotá (http://caracol.com.co/emisora/2017/05/04/cartagena/1493854146_728873.html)

Ante la Oficina de Control Disciplinario del Distrito se adelanta la investigación contra cuatro funcionarios que, según el alcalde Duque, tenían a su cargo las funciones de seguimiento, vigilancia, control e imposición de sanciones a la infracción de normas urbanísticas.

La investigación se adelanta contra Patricia Zapata, la alcaldesa de la localidad industrial y de la bahía; el inspector de policía de Blas de Lezo, Alfonso Ramos; Luz Helena Paternina, Secretaria de Planeación Distrital, y Olimpo Vergara, Jefe de la Oficina de Control Urbano Distrital. Estos dos últimos, Paternina y Vergara, renunciaron a sus cargos el miércoles pasado.