¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Consternación en Santa Marta por muerte de un niño que fue arrastrado por un caimán

Según la Defensa Civil el cuerpo no registra señas de haber sido atacado por el animal. El caso se registró en una playa cercana al Parque Tayrona.

A pesar de existir letreros que prohíben el acceso al sector donde habitan los cocodrilos son muchas las personas que llegan para lograr registros fotográficos pese a poner en riesgo sus vidas. /

Un rastreo adelantado por rescatistas de la Defensa Civil antes de culminar la jornada de búsqueda, permitió dar con la ubicación del cuerpo sin vida del niño Sebastián Alvarado Granados, de 8 años, quien en horas de la tarde del miércoles desapareció cuando se bañaba en compañía de varios amigos en la desembocadura del río Piedras, área rural de Santa Marta.

Según las versiones entregadas por el Mayor Eduardo Vélez, director del organismo de socorro en esta parte del país, el niño no registra señas de haber sido atacado por el animal por lo que no se descarta que este se lo llevó, lo ahogó y luego lo soltó.

Sin embargo, tras el procedimiento de inspección técnica al cadáver el cuerpo fue llevado hasta la morgue del Instituto de Medicina Legal de Santa Marta en donde se le practicarán los estudios correspondientes para establecer si el deceso se produjo por inmersión y no por el ataque del reptil.

Se divertía con varios amigos

Versiones entregadas por un allegado a la familia señalaron que el niño con sus amiguitos se fueron para el lugar conocido como Barlovento, a menos de tres kilómetros del sector turístico de Buritaca, frecuentado por visitantes nacionales y extranjeros.

Allí optaron por lanzarse al agua desde una roca. En esa diversión estuvieron por más de un ahora, hasta cuando Alvarado Granados se arrojó y allí alcanzado por el animal que lo sumergió y no supieron más de él hasta las horas de la noche cuando fue rescatado sin vida.

Sector restringido para bañistas

Caracol Radio conoció que en lugar existen varios letreros que prohíben el uso del lugar para bañistas por la peligrosidad que registra, puesto que es zona de protección para este tipo de animales.

El Mayor Vélez, señaló que muy a pesar de existir estos letreros es frecuentado por visitantes y locales, razón por la cual hacen dos años un menor que llegó en una excusión fue devorado por uno de estos reptiles.

Señaló el jefe del organismo de socorro que hacen dos meses un agricultor fue mordido por uno de estos en una de sus piernas y que por poco pierde la vida de no ser por su agilidad para zafarse de la poderosa mandíbula.

“La semana anterior hasta un perro fue devorado por los dientes de un caimán, lo que establece la peligrosidad del lugar”, anotó el Mayor Vélez.

Parques Nacionales lamentó el hecho

A través de un comunicado de prensa, la dirección de la Unidad de Parques Naturales con sede en Santa Marta expresó su solidaridad con los familiares de la víctima al tiempo que ponía de manifiesto una vez más la peligrosidad del lugar.

Dicho comunicado señala además, que en la zona, Parques Nacionales y la Corporación Autónoma Regional del Magdalena y Corpamag desarrollan constantemente jornadas de capacitación y señalización para prohibir el baño en el río ante la presencia de estos caimanes.

Cargando