¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

AMBIENTE

Ciudades colombianas sin protocolo para mitigar olores ofensivos

Luego de 4 años de la expedición de un protocolo para mitigar olores ofensivos, por parte del ministerio del Ambiente, algo "huele mal" pues en ciudades como Bucaramanga el ambiente se vuelve irrespirable.

Aunque en 2013, el ministerio del Ambiente publicó el denominado Protocolo para el Monitoreo, Control y Vigilancia de Olores Ofensivos, PRIO, en la práctica las autoridades ambientales del país aseguran que no tienen “dientes” para controlar el hedor que emana de fábricas o granjas ubicadas en las grandes ciudades del país.

Caracol Radio encontró que ante fenómenos como el que afecta a Bucaramanga, cuyo ambiente “huele” mal, las corporaciones autónomas regionales se declaran sin los mecanismos para “meter en cintura” a las fuentes que emiten olores penetrantes.

En tal sentido, el director del Área Metropolitana de Bucaramanga, Víctor Julio Azuero reconoció que solo hasta dentro de dos meses tendrán un mecanismo expedito para medir el nivel de contaminación del ambiente que respiran los habitantes de la capital de Santander.

El PRIO define métodos para determinar la molestia que desde hace varios meses soportan los habitantes del área metropolitana de Bucaramanga y otras ciudades del país.

Entre los mecanismos para medir la intensidad de los olores se relacionan dentro del PRIO, sistemas manuales y otros de tipo automático que deben ser avalados por el Ideam y aprobados por el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Sin embargo, las autoridades ambientales desconocen el protocolo, al punto que en una reciente inspección a la zona industrial de Chimitá, en Bucaramanga, no pudieron ni siquiera ingresar a las fábricas que contaminan, especialmente empresas dedicadas al procesamiento de restos avícolas para la producción de concentrado animal.

Ese hecho fue descrito por el director de la Car regional, Corporación de Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Martín Camilo Carvajal Cámaro.
Fuentes consultadas por Caracol Radio advierten que en el caso de Bucaramanga, los olores caracterizados corresponden a sulfuro de hidrógeno y amoniaco, el primero un gas altamente contaminante, 229 partes por millón, que pueden resultar fatales para el ser humano.

Un médico consultado por Caracol Radio, Gerardo Ortiz, explicó que los malos olores causan problemas de tipo respiratorio entre niños y adultos mayores, lo que el común de la gente llama "virus que andan sueltos".

En tal sentido, Nelson Rivera, representante de una empresa que comercializa un producto que neutraliza las moléculas de los olores ofensivos asegura que sí hay soluciones ecológicas al problema de los olores ofensivos y que sí se puede medir en tiempo real la calidad del aire en ciudades como Bucaramanga.

Ricardo Borda Pulido, un ingeniero mecánico que ha estudiado el problema desde hace varios le aseguró a Caracol Radio que en el tema de los olores ofensivos hay también un componente de negligencia de las autoridades ambientales que no exigen a las grandes avícolas un plan de mitigación de olores ofensivos.

Borda Pulido asegura que el PRIO debió comenzar a aplicarse desde hace mucho tiempo en Bucaramanga pero a estas alturas es “letra muerta” porque a nadie le interesa aplicar el contenido de las 76 páginas de la resolución expedida en 2013, en el país.

Mientras eso ocurre, los habitantes de Bucaramanga y otras grandes ciudades del país seguirán soportando los hedores que enrarecen el ambiente a determinadas horas del día, más en esta temporada de sequía.

Cargando