¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Por qué atacan con explosivos a restaurante en Bogotá?

El iraní, dueño del negocio, ha sido extorsionado. Y su caso ha dejado capturados en años anteriores.

Desde 2014 y 2015, un ciudadano iraní, dueño del restaurante ubicado en la calle 46 con carrera 16 en Teusaquillo, en Bogotá, ha recibido extorsiones.

Desde la cárcel lo llamaban a intimidarlo y después de una investigación del Gaula del Ejército una mujer fue capturada cuando iba a recibir el dinero de la extorsión.

No obstante, el iraní negoció con la mujer extorsionista y ella terminó pagándole como conciliación para que la dejaran libre.

El Gaula Militar ha llevado desde esa fecha la investigación y no se descarta que sea retaliación de este grupo delincuencial que opera desde algunas cárceles del país.

Sin embargo, este medio estableció que las autoridades también conocieron que el restaurante es de él, pero la casa de Teusaquillo, donde está ubicado el negocio, es de su exesposa, con quien rompió sentimentalmente hace varios meses.

Además, el predio de este restaurante, donde estalló el explosivo, tiene una póliza, un seguro que supera los 300 millones de pesos.

Esa es otra arista que estudian los organismos de seguridad.

El iraní, quien tiene nacionalidad colombiana desde hace veinte años, volvió a ser extorsionado desde finales del año pasado y el Gaula Militar siguió manejando la investigación.

Hace ocho días, sus clientes se estremecieron cuando los vidrios del restaurante habían quedado trizas.

Un explosivo lanzado a la puerta casi destruye el establecimiento.

Y a las 4:00 de la mañana de este sábado la historia se repitió, pero con mayor potencia: 1 kilo de explosivo fue lanzado contra el negocio del iraní y no solo su restaurante terminó afectado.

Los vecinos lo sintieron, sus vidrios se destruyeron y hasta algunas puertas en lata se doblaron.

La intención, según presumen las autoridades, iría desde aburrir a este extranjero y sacarlo de este establecimiento o el cobro de extorsión, como ocurrió en años anteriores.

El tema no está claro, pero hay pistas suficientes para encontrar el humo blanco.

La Fiscalía Antiterrorismo ya tiene unos videos en su poder además de declaraciones de algunos transeúntes que servirían de pruebas para esclarecer este hecho.

Sin embargo, la Policía Metropolitana de Bogotá asumirá la investigación desde este lunes porque dos explosivos en menos de una semana ya alteran la seguridad de la capital del país.

Cargando