Escuche ahora

Sanamente

Santiago Rojas


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Secuestrado padre del alcalde de El Carmen

Las autoridades ofrecieron una recompensa de $100 millones a quien de información del paradero de Cristo Humberto Contreras.

Cristo Humberto Contreras Uribe.

Cristo Humberto Contreras Uribe. / Cortesía para Caracol Radio de Cucutizate

Un grupo armado secuestro en las últimas horas al padre del alcalde del municipio de El Carmen en la región del Catatumbo en Norte de Santander.

La víctima es un hombre de 67 años identificado como Cristo Humberto Contreras Uribe quien fue plagiado cuando salía de su finca entre los corregimientos de Guamalito y La Mata, al norte del departamento.

"Hasta el momento no hemos recibido noticia alguna sobre quien lo tenga…Al salir de allá lo abordaron, le quitaron la moto y lo subieron a un vehículo y al parecer lo que han manifestado los campesinos por ahí lo pasaron por el pueblo y según el vehículo por donde paso va por la vía a Convención” dijo en diálogo con Caracol Radio, el Alcalde del municipio de El Carmen, Edwin Contreras, hijo del secuestrado.

Sus familiares hicieron un llamado a sus captores para que le respeten la vida y se les suministre los medicamentos que diariamente debe ingerir ante los quebrantos de salud que padece “que lo dejen libre, tiene quebrantos de salud, es una persona que sufre del corazón y es diabético y está en un tratamiento muy estricto, nunca ha tenido problemas de ningún tipo” agregó el hijo.

Estos son los medicamentos que debe tomar el señor Cristo Humberto Contreras, una pastilla de Omeprazol 20 mg, una pastilla de metoprolol 50 mg, media pastilla de enalapril 20 mg, una aspirineta de 100mg, una pastilla de clopidrogel 75 mg, una pastilla de janumed 50/80 mg y dos pastillas de atorvastatina.

En la zona donde se produjo el hecho delinquen grupos guerrilleros como el Eln y el Epl “hasta el momento no hemos recibido ningún tipo de amenazas, eso es materia de investigación y hasta el momento no se sabe quién lo tenga”.

Norte de Santander es una de las regiones que más ha sufrido el flagelo durante los últimos años, pese a la disminución se sigue presentando este repudiable delito especialmente en la región del Catatumbo.