¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Directivos de una fundación de niños denuncian atropellos

El controvertido operativo de la policía y el ICBF se registró esta madrugada en una fundación donde albergan niños.

La policía y funcionarios del ICBF en el Cauca se tomaron en una misión de asalto un albergue de niños desprotegidos, ubicado al norte de la ciudad de Popayán.

El gigantesco operativo fue ordenado por la Fiscalía General de la Nación en el albergue Fundación Renacer Santa Clara, desde donde fueron sacados cerca de 60 niños, niñas y adolescentes entre los 3 y 18 años.

La directora del establecimiento, una religiosa de la comunidad de Las Clarisas, hermana Inés, explicó que el operativo fue del tamaño de una acción contra el narcotráfico. “Tumbaron la puerta, se subieron por los techos y saquearon todo, como si estuvieran buscando drogas y armas” explicó la religiosa.

Entre tanto, el director regional del ICBF, James Ney Ruiz Gómez, informó que la medida fue tomada por la Fiscalía ante las denuncias de las familias, por maltrato físico y psicológico de los niños.

Pese al gigantesco operativo, el retiro de los menores estuvo acompañado por funcionarios de la Procuraduría y policía de Infancia y Adolescencia.

El informe del ICBF señala que de los 58 niños rescatados anoche se suman a 16 pequeños más que habían sido retirados de la fundación el martes pasado, 6 fueron reintegrados a sus familias y los demás permanecen bajo medida de protección de Bienestar Familiar en hogares sustitutos y en una institución de protección.

En la verificación inicial los profesionales de las Defensorías del ICBF pudieron establecer que los pequeños eran víctimas de castigos degradantes, maltrato físico por golpes y maltrato psicológico, lo que se constituye en una grave vulneración de sus derechos.

En entrevista con Caracol Radio, la hermana Sor Inés, negó las acusaciones.

Finalmente, en la misma operación se registró un altercado entre un religioso y un oficial de la policía que amenazaba con quitarle el celular si seguía grabando lo que estaba pasando en esa institución. El caso ya fue denunciado a la Procuraduría regional. 

Cargando