¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Balance Caracol - Los 12 del 2016

El Eje Cafetero le apunta a un turismo sin cambiar las matas de café por piscinas

Estos dos pilares de la economía en esta región desplazan, en términos de PIB, a la industria y las remesas. Los cafeteros le apuntan a fusionar para su sostenibilidad.

Casas típicas como esta son adecuadas para los turistas. /

Don Manolo recibe a más de 130 turistas extranjeros al mes. Es una finca acogedora, en la que toda una familia, desde el ‘patrón’ Héctor Manuel Carrascal, hasta el nieto, pasando por los hijos en un perfecto acompañamiento generacional, reciben a los foráneos del mundo que llegan ávidos de conocer la historia de Colombia y el detalle de su producto insignia: el café.

Allí, les muestran a los holandeses que el café no es un grano tostado colgado en una mata, sino una roja cereza a la que le antecede la flor blanca más bella conocida.

Los australianos entienden que no son máquinas las que detectan los granos rojos para cogerlos y avanzar en el proceso, sino manos manchosas y dulces que consienten a la mata, la alivianan, mientras ponen en su cesto colgado de la cintura el producto de ocho meses.

Los estadounidenses evidencian que la tecnología intercede para quitar la cáscara y despulpar el grano, hasta dejarlo ‘solo hueso’, para que vuelva de nuevo lo natural, el lavado del café que se hace en el 80 por ciento de las fincas mediante una fermentación de más de 20 horas.

Los europeos ven que es solo el astro rey, el sol, el que naturalmente seca el café y lo lleva al punto en el que se pueda tostar, moler y servir.

En esa finca, en las montañas de Dosquebradas, donde producen uno de los mejores cafés de Risaralda, la única piscina es para los peces, un gran lago que adorna el ya majestuoso paisaje de cafetales, sauces, araucarias, colibríes, montañas y a lo lejos ciudad.

Es Don Manolo la perfecta muestra de lo que quieren los hoteleros y los cafeteros, que una actividad no riña con la otra, que se complementen y se consiga que el Eje Cafetero sea el destino diferente, donde por excelencia, el extranjero conoce a Colombia desde su origen.

EL CAFÉ MANTIENE SU LUGAR DE PRIVILEGIO EXPORTADOR

Y es que el café es el primer renglón de la exportación de Risaralda representando un 67,7 por ciento de la totalidad de envíos de productos al exterior que en el primer semestre de 2016 llegó a los 265 millones de dólares, según la medición de coyuntura económica de la Cámara de Comercio de Pereira.

La producción y exportación del grano en este mismo período de tiempo llegó a las 61.486 toneladas y se evidenció que cada vez más empresas, especialmente cafeteras, están tomando impulso con el nuevo aire de bonanza que ha tomado la caficultura, “Los establecimientos asociados a la exportación muestra que 150 empresas exportaron en el primer semestre de 2016, número mayor en 12 empresas con respecto al mismo período del año anterior, lo que se traduce en una mayor capacidad del empresariado para insertarse a la economía internacional”, explicó el informe.

Pero por el lado del turismo, igual de significativo es el crecimiento que, representado en servicios sociales y personales, así como en comercio, restaurantes y hoteles, en este primer semestre representó el 7% de la totalidad del PIB del departamento.

Hay en Risaralda un total de 100 fincas con registro nacional de turismo, pero casi la misma proporción aún sin registro, prestando el servicio de manera espontánea. En el Quindío la cifra es de 691 fincas con registro y un 110 por ciento más que lo hace informalmente. Allí, según datos de la Cámara de Comercio de Armenia, no más de un 8 por ciento de las fincas asocian el tema cafetero con el turístico.

Estas cifras se entrelazan con las de las fincas productoras de café, 6000 en Quindío, 24 mil en Risaralda y unas 42 mil en Caldas.

Los tres departamentos son una mezcla perfecta de ambos sectores económicos.

Según Alejandro Corrales, el delegado de Risaralda ante la Federación Nacional de Cafeteros, el gremio está dispuesto a impulsar con recursos y capacitación a través de los extensionistas, ya no solo los procesos del café, sino también las nuevas ideas para obtener el valor agregado que da el turismo.

Así también lo entiende el gobierno nacional que a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo declaró a esta zona como el primer corredor turístico del país, de un total de 11 corredores que integrarán los departamentos con mayor atractivo turístico de Colombia.

Según cifras de esa misma cartera, en los últimos cuatro años, más de 79.000 millones de pesos han sido invertidos en infraestructura, competitividad y promoción turística en el denominado paisaje cultural cafetero que fue declarado patrimonio de la humanidad por parte de la Unesco.

Cargando