¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La vereda de Las Marimondas en La Guajira dejó de ser una zona de combates para ser un territorio de paz

En Conejo guerrilleros y organizaciones civiles comparten en una vigilia por la paz

En la vereda la Y de las Marimondas, una zona de constantes enfrentamientos entre el Ejército y las FARC, se vive una fiesta por la vida, la reconciliación y la unidad.

Guerrilleros de las FARC EP pertenecientes al bloque Martín Caballero en el corregimiento de Conejo, La Guajira, recibieron a más de 600 personas miembros de diferentes organizaciones sociales, políticas y religiosas, con el fin de realizar una vigilia por la paz.

Alirio Córdoba, representante de la dirección del bloque Martín Caballero de las FARC EP explicó “para nosotros este es un punto emblemático, fue escenario de confrontación; aquí hubo combates, bajas de parte y parte y hoy es un escenario de paz”.

Durante tres días, guerrilleros con sus propias manos arreglaron el lugar, y construyeron escenarios deportivos, exposiciones de pinturas, albergues, zonas recreativas, tarima, zona de primeros auxilio, entre otros aspectos para recibir a la población civil.

“Las organizaciones son las dueñas del evento, nosotros sólo hicimos lo posible para atenderlos de la mejor manera, y agradecemos la oportunidad de compartir con gente con la que antes no podíamos” indicó Alirio Córdoba.

Para los guerrilleros en general, la vigilia por la paz se convirtió el mejor escenario para poder ratificar que tienen un compromiso verdadero con la paz, además de mostrar la parte humana que hay detrás de esas personas que un día decidieron tomar las armas e internarse en la selva.

También llegaron personas con la ilusión de ver a familiares guerrilleros de los cuales perdieron el rastro, y no pierden la esperanza de poder saber de ellos en poco tiempo.

La vigilia se extenderá hasta el día de mañana, y durante toda la madrugada serán realizadas oraciones y tertulias sobre el contenido de los acuerdos de paz.

“La paz para la guerrilla es un camino irreversible y Conejo es una población a la que le tenemos mucha gratitud porque nos están dando muestra de afecto y de reconciliación” puntualizó el director guerrillero Alirio Córdoba.

Cargando