Escuche ahora

La Luciérnaga

Gustavo Gómez


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Centro comercial ofreció disculpas públicas a un joven gay discriminado

Lo ocurrido con el Portal del Prado tenía como antecedentes hechos en Centros Calima de Cali y Avenida Chile de Bogotá.

El acto se llevó a cabo en la plaza central de complejo comercial.

El acto se llevó a cabo en la plaza central de complejo comercial. / Miguel Utria, Caracol Radio.

Por primera vez en Barranquilla un centro comercial debió pedir disculpas públicas a un joven, miembro de la comunidad LGBTI, quien había demandado reparación a sus derechos vulnerados en un acto de discriminación y exposición al escarnio público.

Se trata del Centro Comercial portal El Prado en cuyo interior Héctor Barrios, vivió en carne propia la exposición a la rechifla, burlas y malos tratos de los allí presentes por causa de un vigilante que supuestamente lo había sorprendido en actos obscenos en uno de los baños, en hechos ocurridos en enero de 2015.

El joven, asesorado por el colectivo ‘Caribe Afirmativo’, impetró una acción de tutela contra el centro comercial y contra la empresa Vigilancia del Caribe Ltda. –Videlca- a la que pertenecía el guarda de seguridad que expuso al joven.

La Corte Constitucional consideró que al joven se le violaron los derechos fundamentales a la dignidad humana, a la intimidad, al libre desarrollo de la personalidad, a la igualdad y a la prohibición de discriminación, y en tal sentido ordenó la petición de disculpas públicas, entre otras obligaciones.

“En virtud de ello, y acogiéndome a esta sentencia, como gerente y representante legal del Centro Comercial Portal del Prado, ofrezco disculpas al señor Héctor Alfonso Barrios por los agravios de los que fue víctima el 21 de enero de 2015 en las instalaciones de nuestro complejo comercial”, expresó Marco Carbonell, gerente del establecimiento en acto llevado a cabo en la plaza central de dicho complejo comercial.

Indicó que el centro comercial es garante de los derechos humanos y que ese tipo de conductas no deben volver a repetirse.

Tras le intervención de Carbonell, tomó la palabra Iván Ulloa, como representante de la firma Videlca (Vigilancia del Caribe Ltda.) quien igualmente se disculpó con Barrios, quien aceptó las disculpas e invitó a los miembros de su comunidad a no dejar que les vulneren los derechos.

Tras el acto de disculpas pública, sigue una capacitación tanto a personal del centro comercial como al de la empresa de vigilancia a la que pertenece el supuesto discriminador.

Este es el tercer fallo en el país en que un centro comercial es obligado a disculparse públicamente por discriminación a miembros de esta comunidad, el primero se registró en el Centro Comercial Calima, de la ciudad de Cali y el segundo en el Avenida Chile, de Bogotá.