¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Marihuana, papel moneda de las ollas del vicio en Cali

El Calvario, Sucre, el Planchón, La Isla, San Judas, los 'bronxs' de la capital del Valle.

En cualquiera de las ollas del vicio de Cali el pago se hace con marihuana. Ese es el papel moneda para todas las transacciones, producto de las actividades que genera el consumo de alucinógenos en las calles de Cali.

Es la experiencia del sacerdote José González, director del Programa Samaritanos de la Calle, creado por el asesinado arzobispo de Cali, monseñor Isaías Duarte Cancino, para atender a la población que vive en las vías de la capital del Valle.-

Hoy en día en esa condición están al menos cinco mil personas que subsisten de toda clase de condiciones laborales que van desde recoger papel, hasta el robo en menor o mayor cuantía en sitios tan complejos como el "planchón", de la plaza de mercado de Santa Elena.

Allí se hacinan unas dos mil personas en las peores condiciones que un humano pueda soportar.

Están bajo la superficie de la plaza de mercado y sobre un canal de aguas sanitarias, maloliente y que se convierte, según la situación, en cloaca y también en cementerio de las disputas entre los consumidores.

El planchón es el último rincón a donde llegan quienes están en el mundo de las drogas y muchos de ellos nunca salen, ni a ver la luz del día. Su opción es seguir consumiendo, explica el padre González.

Foto: Caracol Radio Cali

SAMARITANOS DE LA CALLE

Hace quince años cuando comenzó el programa Samaritanos de la calle se abrió una primera casa para atender a esas personas y darles un sitio en donde bañarse, lavar su cuerpo, asear sus ropas. Hoy en día son siete casas y no damos abasto, dijo.-

Los problemas también se agudizan por el aumento en el consumo de sustancias sicoactivas que hace que muchas veces el que vende, también sea un consumidor y un explotador de otros adictos como ellos mismos.-

En cada uno de estos sitios, El Calvario, Sucre, La Isla, San Judas, hay un jefe que todos saben quién es, pero que nadie se atreve a mencionarlo por temor a las consecuencias.

"Solo ellos saben que por recoger papel, les pagan con marihuana. Lo mismo por vender un teléfono celular robado, o una cadena, o cualquiera otra cosa. La marihuana es el elemento, el alucinógeno que más se consume en estos sitios. Después le revuelven otras sustancias para derivar en bazuco u otras sustancias mucho más peligrosas.

CASAS DE VIOLACIÓN.-

El comandante de la Policía Metropolitana, general Nelson Ramírez, aseguró que en todos los lugares mencionados por el padre José González sus hombres investigan para luego dar los operativos que permitirán desmantelar esas estructuras.

Sin embargo, reveló que una de las dos casas demolidas en las últimas horas con la presencia del Ministro de la Defensa Luis Carlos Villegas, sirvió como lugar de violación de mujeres.

Allí eran llevadas para ser abusadas sexualmente por grupos delincuenciales dijo el oficial, quien señaló que esa denuncia sirvió de base para iniciar el proceso, sumado con la venta de sustancias estupefacientes, para concluir con la demolición de ese predio y otro más en el mismo sector de El Calvario.

Cargando