¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Cundinamarca: entre el intenso calor y las heladas

La ganadería, la agricultura y los floricultores los más afectados por el fenómeno de El Niño

El departamento de Cundinamarca vive entre los dos extremos; olas de calor que alcanzan los 40 grados centígrados y bajas temperaturas que llegan hasta los menos dos grados centígrados. Estas dos situaciones afectan a sus habitantes, cultivos, ganadería e incluso los puestos de trabajo.

En Sopó ya se evidencia la baja productividad en la leche porque se han secado los pastos, en productos agrícolas y en el gremio de los floricultores.

El contraste se vive, por ejemplo, en el municipio de Jerusalén, donde según el Ideam alcanza los 40 grados centígrados, afectando el abastecimiento de agua y los productos agrícolas. Según la alcaldesa María Eugenia Salguero hace cuatro meses no llueve.

"La gobernación nos mandó un carrotanque para surtir agua en las veredas, pero necesitamos que la gente tenga control a la hora del consumo. La cosecha se perdió todo especialmente el maíz y la ahuyama, lo que genera desempleo. Además, los pastos se quemaron y son afectados los ganaderos", manifestó.

Otro de los municipios afectados por el intenso verano es Puerto Salgar, dónde la temperatura supera los 40 grados centígrados. Amelia Pinto, es una habitante de este municipio y ven con preocupación el bajo nivel del río Magdalena.

"Aquí en Puerto Salgar esta en 45 grados, nos tenemos que bañar dos o tres veces al día. Pero lo triste es ver el río Magdalena como se ha secado, no hay pescado, y yo nunca vi el río así. Ya se está acabando", sostuvo.

Esta variación de temperaturas en regiones agrícolas ha afectado el precio de los alimentos, donde las hortalizas hortalizas, la papa y verduras han incrementado su precio en promedio en un 7%.

Cargando